La detección temprana del grupo de cánceres que azotan a las mujeres resulta la batalla más importante para ganar. En el Mes de la Mujer, les contamos algunos datos útiles de controles, estudios y cuidados.

 

En el ámbito de la salud hay importantes motivos para celebrar el Día Internacional de la Mujer: la mortalidad por cáncer de mama y de cuello de útero está disminuyendo en forma sostenida en los últimos 30 años. No obstante, y pese a los logros en este terreno, existen desafíos pendientes para mejorar la prevención, la detección temprana y el tratamiento oportuno del cáncer femenino, que incluye cáncer de mama, de ovario, de endometrio y de cuello de útero. Según los últimos datos oficiales, mueren 25 mujeres por día debido a estos tipos de cáncer.
 
«Las perspectivas en los últimos 20 años han cambiado drásticamente en ciertos tumores», explicó el doctor Enrique Díaz Cantón, miembro de la Sección Oncología del CEMIC, y afirmó que «se ha incrementado la tasa de detección precoz en cáncer de mama y de cérvix uterino, así como la tasa de curación con tratamientos cada vez menos invasivos. En este punto es fundamental entender que cuanto antes se llegue al diagnóstico, mejores serán las expectativas».
 
Gracias a los controles de rutina (mamografías, PAP y otros), es posible realizar la detección temprana, lo que mejora las probabilidades de tratamiento y hasta curación. Al respecto, el especialista subrayó que «la detección precoz es importante porque nos permite detectar los tumores en una etapa más temprana en donde la curación es más probable. Por ejemplo, en cáncer de mama un tumor de 1 cm tiene un 90% de chances de cura».
 
En materia de prevención, se incorporó al calendario oficial la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), para prevenir el cáncer de cuello de útero. Díaz Cantón concluyó en que «es importante recalcar las mejoras en los métodos diagnósticos, quirúrgicos, radioterapéuticos, las mejoras en los tratamientos hormonales, mejores drogas de quimioterapia, y mayor eficacia en las medidas de soporte, que nos permiten ofrecer en muchas pacientes tratamientos con mucha mejor tolerancia que antes, y por último, la aparición de la biotecnología con el uso de terapias dirigidas como los anticuerpos monoclonales».
 

Cáncer de mama

En la actualidad, los tumores de mama de menos de un centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación. De allí la importancia de la detección temprana.
 
Mama
 

Cáncer de cuello de útero

Mujeres con riesgo incrementado (incluyendo VIH-positivas, expuestas a estrógenos o receptoras de trasplantes de órganos) tienen un esquema de detección precoz personalizado, indicado por su médico.
 
En el caso del cáncer de cuello de útero, la prevención tiene un rol muy importante. Una medida desarrollada en la última década es la vacuna que previene la infección con el virus del papiloma humano (VPH), origen del 99% de los casos de cáncer de cuello de útero. En Argentina, la vacunación es obligatoria para niñas y adolescentes desde el año 2011.
 
En cuanto a exámenes de rutina, sigue siendo fundamental realizarse en forma periódica el Papanicolau (PAP), que permite localizar y tratar con éxito lesiones precancerosas. En 2014 se incorporó además el HPV, que busca directamente a nivel molecular la presencia del virus en el organismo y es aconsejable a partir de los 30 años. Ello permite determinar cada vez más precozmente el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer y evitar, así, las fases más avanzadas de la enfermedad. En EEUU este tipo de análisis ya desplazó al Papanicolau (PAP) como forma de detección primaria. En la Argentina está aprobado y crece su uso tanto en el sector público como en el privado.
 
utero
 

Cáncer de ovario

En cáncer de ovario, poco se puede hacer en materia de prevención, ya que no existe aún un análisis que permita su detección precoz. Es el cáncer ginecológico con mayor tasa de mortalidad en países desarrollados. El 70% de los casos se diagnostica en etapas avanzadas, y apenas el 20% de las pacientes con cáncer de ovario diagnosticadas en estadios avanzados sobrevive más de 5 años luego de la detección.
 

Cáncer de endometrio

En cáncer de endometrio, la American Cancer Society recomienda que durante la menopausia todas las mujeres deben comentar al médico acerca de cualquier sangrado o descarga vaginal. Además, en algunas pacientes con riesgo incrementado, se deberá realizar una biopsia endometrial anual.
 
Fuente: Infobae.