Hablar de Cáncer Infantil es difícil, nos sensibiliza y tendemos a evitar el tema: esto trae como consecuencia la desinformación y la aparición de MITOS que sólo perjudican al paciente. 

Siempre invitamos a informarnos porque mientras más hablemos de Cáncer, alejamos los miedos e incertidumbres para enfrentar la enfermedad. Compartimos muy buen material de Childhood Cancer International (CCI).

 

1° MITO     Los niños con cáncer y los supervivientes de un cáncer infantil suponen un riesgo para la salud de otros niños/adolescentes. Son portadores de una enfermedad contagiosa.

HECHO   El cáncer infantil no es contagioso. No es una enfermedad infecciosa. Tampoco es un virus que puede ser transmitido o transferido por la interacción. Por lo tanto, otros niños y adolescentes pueden jugar, socializar e interactuar con los niños con cáncer y con los supervivientes de cáncer infantil sin peligro. La realidad es que los niños/adolescentes con cáncer que están inmuno‐deprimidos (es decir, con su sistema inmune debilitado durante el tratamiento), tienen riesgo potencial de contagiarse con los resfriados, sarampión, paperas, varicela u otras enfermedades infecciosas de otros niños. Por esta razón, algunos niños llevan máscaras para protegerse del contagio y, por eso, los padres (o cuidadores) aíslan, a menudo, a sus hijos de grandes grupos o reuniones públicas, cuando saben que son vulnerables.

 

 

2° MITO Los supervivientes de cáncer infantil son “genéticamente inferiores” y son incapaces de tener hijos.

HECHO   Aunque algunos supervivientes de cáncer infantil pueden tener problemas de fertilidad, este no es el caso (no es cierto) para la mayoría de los supervivientes de cáncer infantil. El tipo de cáncer infantil que tuvieron y los protocolos de tratamiento que recibieron influyen en la fertilidad y la salud reproductiva de los supervivientes.

 

 

3° MITO Los supervivientes de cáncer infantil tienen una vida corta

HECHO   Los estudios han demostrado que los supervivientes de un cáncer infantil tienen un riesgo mayor de tener efectos a largo plazo y cánceres secundarios; sin embargo, la reducción de la esperanza de vida depende de: a) la precocidad del diagnóstico del cáncer; b) el tratamiento inicial; y c) la adecuación del tratamiento recibido. La naturaleza y gravedad de los efectos secundarios a largo plazo también influirán en la esperanza de vida

 

 

4 °MITO Los supervivientes de cáncer infantil obtienen, habitualmente, malos resultados académicos y laborales

HECHO   Si bien la investigación ha revelado que 2 de cada 3 niños supervivientes de cáncer infantil tienen “efectos secundarios”, éstos no afectan necesariamente las capacidades cognitivas y de aprendizaje. Informes basados en evidencias indican que los supervivientes de cáncer infantil están determinados y motivados para conseguir sus objetivos. Hay muchas historias inspiradoras en todo el mundo sobre supervivientes de cáncer infantil que tienen éxito, han triunfado y/o han aportado contribuciones notables a sus comunidades, a pesar de las condiciones que limitan o amenazan sus vidas.

 

 

5° MITO Los supervivientes de cáncer infantil tienen dificultades relacionales y sus habilidades interpersonales y sociales suelen ser deficientes  

HECHO   En la mayoría de los países, durante el tratamiento, los niños/adolescentes con cáncer se separan de sus compañeros y no pueden participar en la educación reglada y otras actividades. Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que, como consecuencia de los desafíos que enfrentan y sus experiencias, los supervivientes tienden a tener un mejor afrontamiento y una mayor capacidad de recuperación frente a las dificultades. Esto es más cierto en los países donde existen programas de apoyo psicosocial para niños con cáncer y supervivientes de cáncer infantil y/o en los que hay programas y servicios que ayudan a crear un entorno de apoyo y cuidado a los niños/adolescentes que están recibiendo tratamiento para el cáncer. Cabe señalar, sin embargo, que se han ido realizando estudios que indican que algunos supervivientes de cáncer infantil muestran comportamientos asociados con TEPT (trastorno de estrés postraumático). Esto pone de relieve la necesidad de un sistema de seguimiento, espacios seguros (por ejemplo, lugares donde los niños puedan “pasar el rato” y estar con compañeros que los acepten y entiendan, etc.) y fuertes círculos de apoyo para los niños con cáncer y supervivientes de cáncer infantil. Por esta razón, las fundaciones de cáncer infantil y las organizaciones de padres de niños con cáncer proporcionan espacios alternativos de educación, en el hospital o en sus sedes.

 

 

6° MITO Los supervivientes de cáncer infantil están curados y ya no necesitan un seguimiento continuo

HECHO   El seguimiento continuo es muy importante para los supervivientes de cáncer infantil. Los estudios han revelado que tienen un mayor riesgo de sufrir un cáncer secundario, o una condición médica debilitante relacionada con su tratamiento inicial del cáncer. Por eso, es fundamental vigilar y controlar regularmente su salud para detectar y tratar, lo antes posible, cualquier deterioro de la misma. Los supervivientes de cáncer infantil y sus familias deben recibir información sobre los hechos y los detalles de su cáncer, las consecuencias que su tratamiento puede tener para su salud y estilo de vida y el seguimiento y control que deberán seguir. Los supervivientes de cáncer infantil deberían recibir la información adecuada a su edad y ser capaces de entender su situación. Los adolescentes y jóvenes adultos necesitan sentirse empoderados y capaces de hacerse cargo de su propia salud.  

 

 

7° MITO Los supervivientes de cáncer infantil tendrán un futuro desgraciado, triste y deprimente. Ellos nunca podrán tener una vida normal

HECHO   Después del tratamiento, la mayoría de los supervivientes de cáncer infantil retoman su vida escolar y sus actividades habituales. Ellos se reintegran con su vida familiar y social, con sus familiares y amigos. En otros casos, el superviviente y sus familias adaptan y modifican su estilo de vida para lograr la “nueva normalidad”. El ajuste a la “nueva normalidad” que supone la vida después del cáncer se hace mucho más fácil, feliz y satisfactoria, con el apoyo y comprensión proporcionado por familiares, profesores, cuidadores, compañeros y amigos   

 

 

8°MITO Los supervivientes de cáncer infantil siempre llevarán el estigma del cáncer en su vida adulta. Siempre serán discriminados y rechazados para el matrimonio, el empleo y en los círculos sociales

HECHO   En muchos países, se considera que los supervivientes de cáncer infantil son héroes y luchadores que vencieron el cáncer con valentía. Los supervivientes de cáncer infantil son la prueba viviente y el testimonio de que el cáncer infantil se cura. Ellos son los mejores embajadores  para dar esperanza, motivar e inspirar a otros supervivientes, a los nuevos pacientes y a sus familias. En los países donde todavía existen la discriminación y el estigma del cáncer, los supervivientes y quienes los apoyan tienen que levantarse y alzar la voz. Deben hacer frente a ese estigma, compartir sus historias y mostrar la realidad de su nueva vida Los estudios han demostrado que la educación, la información y las historias de la vida real son herramientas poderosas para romper el estigma y eliminar la discriminación.

 

 

Descargá la ficha completa acá:    Mitos Vs. Hechos

 

 

Fuente: Childhood Cancer International