Con una donación de 8.000 dólares realizada por FUNDAVITA, el Notti adquirió equipamiento para la sección de Citogenética

Departamento Citogenética 1

Gracias a éste valioso aporte por parte de Fundavita, el hospital cuenta hoy con un microprocesador Thermo Brite, de Leica, el cual se utilizará para realizar hibridación in situ en muestras de leucemias o alteraciones genéticas.

El microprocesador Thermo Brite, de Leica, que recibió como donación el Hospital Humberto Notti, permitirá realizar diagnósticos tempranos en casos de leucemias o enfermedades de origen genético.

La tecnología que utilizará la Sección de Citogenética del Servicio de Biología Molecular del centro de medicina infantil de la provincia posibilitará trabajar con una técnica denominada FISH (Fluorescence in situ hybridization) o técnica de hibridación in situ con sondas fluorescentes. Se utiliza para identificar en una muestra problema la presencia de cromosomas determinados o de regiones específicas de cromosomas cuya secuencia es conocida y es marcada con sondas de ADN fluorescentes. La detección se realiza tras la hibridación (reconocimiento de la secuencia y emparejamiento base a base) de la sonda marcada sobre el ADN cromosómico desnaturalizado de la muestra problema. 

“Este proceso de estudio beneficiará al paciente, ya que se podrá identificar el tratamiento oportuno de manera más rápida”, señaló la doctora Abigail Moreta, quien está a cargo de la Sección de Citogenética del hospital.

Con la incorporación de este nuevo equipamiento, además, el hospital podrá participar en el nuevo protocolo de tratamiento de leucemias ALL IC – BFM 2022. “En este protocolo, las determinaciones genéticas son mandatorias. Se da mucha importancia a las técnicas diagnósticas de citometría de flujo, de biología molecular y de citogenética. Dentro de citogenética hay dos marcadores que hay que hacerlos sí o sí por FISH. Con este equipamiento, más los reactivos que aporte el hospital para hacerlo, podemos empezar a cumplir con este protocolo”, explicó la doctora Clara Pott Godoy, a cargo del Servicio de Biología Molecular.

Con un valor cercano a 8.000 dólares, el microprocesador fue adquirido gracias al aporte de Fundavita que, con la colaboración de la sociedad civil y empresas con un marcado sentido de la responsabilidad social, como IPC Pools, contribuye permanentemente al crecimiento y modernización del equipamiento del hospital.

“El objeto de la Fundación es básicamente darle soporte a la infraestructura del servicio de salud pública. Por eso este tipo de equipamiento ayuda mucho a que el hospital tenga autonomía para hacer este tipo de estudios y no tener que trasladar las muestras. De esta manera se agilizan los tiempos. Los pacientes con leucemia necesitan respuestas rápidas”, expresó Eduardo Terranova, titular de la entidad.

“Trabajamos mucho con el objeto de que la salud pública tenga capacidad, recursos y aggiornamiento para brindar un servicio de excelencia”, afirmó Terranova.